SI TIENES UNA HISTORIA QUE CONVERTIR EN RECUERDO, YO PUEDO SER TU SOLUCION

Todos destacamos en algo. Todos tenemos nuestras virtudes y fortalezas. Aitor Teneria fotógrafo.

Pero a veces no somos capaces de demostrarlo o mostrarlo como quisiéramos.

Mi trabajo es conocerte, y saber lo que podemos hacer juntos si hay confianza. Junto a tí y tu pareja lo mostraremos de una maneral visual tu historia.

Toda las parejas, como vosotros, tienen el derecho a tener su propia historia, auténticas como vosotros.

Yo quiero ayudarte, te apetece probarlo, no pierdes nada por intentarlo. Al menos ganarás un amigo.

Aquí hay varias parejas que confiaron en mí.

Aitor Teneria Fotógrafo

A MIS NOVIOS

Con vosotros he vivido una aventura. Habéis compartido conmigo una parte de vuestro camino. Hemos reído en buena sintonía.

Hemos compartido nuestras vergüenzas, nuestra timidez, me habéis ofrecido una parte de vuestra intimidad, y la llevaré conmigo como una gran tesoro.

Mi propia vida ha sido manchada e impregnada por la vuestra, y no habrá detergente que la elimine. Será parte de vuestra esencia que irá ligada a mi alma.

Todas las emociones que habéis mostrado junto a mi son vitaminas para seguir contando historias tan bonitas como la vuestra y enriquecerán mi forma de trabajar.

Vuestra vida, tan bonita, estará conmigo. Os llevaré en mi memoria para siempre.

 

Aitor Teneria

Si has llegado hasta aquí te dejo una breve historia de porque hago lo que hago.

Nací en Bilbao, pero toda mi vida  he vivido en un pueblo de Bizkaia llamado Algorta. Fuí un niño independiente, creo que debido a que estudié desde los 9 a los 14 años internos en un colegio de curas. Me considero una persona muy sensible aunque no exteriorizo mucho mis emociones, bueno ahora igual un poco más.

  • En el colegio me gustaban la Física y las Mates, de ahí que luego estudié Ingeniería Industrial.
  • Con 13 años descubrí la fotografía y ya no la he abandonado. Tengo guardada mi primer carrete y mi primera fotografía. Nada del otro mundo, más bien horrososa. Pero fui poco a poco mejorando, o eso creo, jajaja.
  • Trabajé varios años como ingeniero, inicialmente empecé como ingeniero de diseño, donde realmente creo que fue mi mejor momento a nivel profesional ya que me gustaba la tarea, pero no tuve suerte en la empresa donde caí, no prestaban atención, no nos preparaban y los que llevaban años no me hicieron ni caso, así que me tuve que buscar habas en otro lugar.
  • Pero ya no fue lo mismo, ya trabajaba más como técnico comercial, y acabé de delegado. Esto no  me motivaba, así que empecé a dar tumbos. Estuve unos años como administrador de una empresa de transporte y logística, Incluso me saque la capacitación de transporte y un master en Logística, pero no era lo mío.
  • Asi que llegó la crisis del 2008, ya habia empezado a colaborar con varios fotógrafos como fotógrafo de bodas, y ya en ese año, me dije, vamos tu puedes Aitor, y mi familia me apoyó desde el principio, empezando por mi mujer, mi compañera de vida Susana.
  • La fotografía me mola, me gusta sobre todo el retrato, las personas y estudié iluminación, la luz es el alma de una fotografía, y si dominas la luz, casi lo tienes todo.
  • Venga pues adelante, y así empecé de manera profesional a la fotografía de bodas. Me asocié en varias asociaciones de fotógrafos de bodas y me ido formando hasta el día de hoy en cursos especializados para esta especialidad con los mejores fotógrafos del país.
  • Mi fotografía se basa en la confianza y por ello, las primeras citas y la sesión de preboda aseguran el resultado que las parejas van buscando.

Como comprenderás, lo que intento crear es vuestro libro, el libro de vuestra historia, que sea un recuerdo inolvidable, lleno de emociones y que el el futuro, en cualquier momento lo podéis revivirlo una y mil veces.

Aquí tienes todos los ingredientes para que te pueda ayudar a mostrar como conseguir plasmar tus emociones en un libro lleno de vida y de recuerdos.

Más de una vez en una boda se me ha acercado un invitado y me dice: «Te lo estás pasando de p– madre y encima cobras», y yo con respeto les digo: Creo que así deberían ser todos los trabajos, ¿o no?

Y aquí estoy, dándole caña! haciendo lo que me gusta ¿Crees que te puedo ayudar?